prucommercialre.com


¿Cuál es el tratamiento para la toxemia?

Los métodos de tratamiento para toxemia pueden variar dependiendo de la gravedad de los síntomas. La toxemia es una condición que afecta a las mujeres embarazadas, con mayor frecuencia en desarrollo durante el último trimestre. Las mujeres que sufren la condición por lo general tienen la presión arterial alta, la hinchazón, y pueden tener proteínas en su orina. Los casos leves se tratan a veces con reposo en cama solamente, pero los casos más graves pueden requerir hospitalización y medicamentos para bajar la presión arterial.

La investigación médica aún no ha determinado la causa exacta de la toxemia, así que sin una fuente conocida de la enfermedad, los médicos generalmente intentan tratar los síntomas. Sin tratamiento, la enfermedad tiene el potencial de llegar a ser mortal tanto para el bebé y la madre. La toxemia es más común en las madres primerizas, que afecta a alrededor del 6% de estos embarazos, en lugar de 1% de las mujeres que ya han tenido hijos.

Uno de los síntomas más graves de la toxemia es la presión arterial alta, ya que puede causar daños en los riñones y limitar el suministro de sangre al bebé. La presión arterial alta es a menudo la causa subyacente de la proteína en la orina e hinchazón. En los casos graves y prolongados, presión arterial alta puede causar convulsiones que amenazan la vida. Los casos graves de toxemia suelen ir acompañados de la presión arterial peligrosamente alta, y en esos casos, pueden llegar a ser necesarias para inducir el parto del bebé. En la mayoría de todos los casos, la entrega resulta ser una cura casi inmediata de la condición y los síntomas asociados.

Incluso los casos moderados de toxemia menudo requieren hospitalización. Los médicos quieren tener la posibilidad de seguir de cerca la situación, por lo que si se intensifica, se puede realizar un parto de emergencia de la bebé. Mientras hospitalizado, las madres suelen administrarse medicamentos para la presión de la sangre en forma de pastillas o por medio de un goteo intravenoso (IV). Cuando se requiere un tratamiento de emergencia, la madre puede administrar sulfato de magnesio por inyección directa.

El sulfato de magnesio reduce la presión arterial por lo general mucho más rápidamente que otros medicamentos para la presión arterial, pero también puede plantear más riesgos. Esto puede ser por eso que se utiliza a menudo en situaciones de emergencia. A veces inyecciones de sulfato de magnesio puede resultar en más de disminución de la presión sanguínea, que puede causar un ataque cardíaco o edema pulmonar, ambos de los cuales puede ser fatal. Otros riesgos graves asociados con el tratamiento con sulfato de magnesio incluyen la pérdida de la densidad ósea, problemas de visión, y problemas con la respiración.

La mayoría de los casos de toxemia son leves y los pacientes a veces se les permite tratar y controlar las condiciones de casa. Generalmente, el tratamiento consiste en reposo y las dietas que restringen sodio cama completa. La mayor parte del tiempo, el tratamiento en casa también implica una monitorización cuidadosa y repetida de la presión arterial.

  • Las mujeres en su tercer trimestre están en riesgo de preeclampsia.
  • El reposo en cama puede ayudar a tratar la toxemia.
  • El tratamiento para la toxemia puede requerir un goteo intravenoso para administrar medicamentos de forma rápida y eficaz.
  • Los casos leves de la toxemia se pueden tratar con reposo en cama.