prucommercialre.com


¿Cuál es la relación entre el sistema nervioso central de alcohol y?

El sistema nervioso central es una parte del cuerpo que incluye el cerebro, la columna vertebral y los nervios circundantes, todos los cuales son afectados por el consumo de alcohol. El alcohol y el sistema nervioso central están conectados por los efectos depresores del alcohol en la mente, las emociones, el habla y la capacidad de juzgar y tomar decisiones. Cuando se consume alcohol, el deterioro del sistema nervioso central sigue un comportamiento rutinario, categorizada por primera vez por la incapacidad para pensar con claridad, seguido por el movimiento inadecuado y falta de equilibrio. La pérdida de memoria y confusión son también síntomas comunes asociados con el alcohol y el sistema nervioso central, al igual que los arrebatos emocionales y la inestabilidad.

Hay muchas relaciones conocidas entre el alcohol y el sistema nervioso central, la mayoría de las cuales implican la mente, las emociones y el comportamiento físico. La primera conexión que ha sido ampliamente investigado es la disminución de la capacidad para tomar decisiones sabias o juicios. Cuando el alcohol se consume en grandes cantidades, el pensamiento se vuelve confusa y poco clara, a menudo resulta en la pérdida de memoria, confusión y falta de habilidades de pensamiento crítico. La toma de decisiones pobres también aumenta durante este tiempo, como el funcionamiento adecuado del cerebro se ve obstaculizado y deprimido tras grandes cantidades de alcohol.

Depresión y problemas del estado de ánimo emocionales también son el resultado tras el consumo de alcohol, a pesar de que el alcohol se percibe como un estimulante emocional y físico. Aunque pueden producirse explosiones emocionales durante un estado borracho o nebuloso, el alcohol se considera a exagerar las emociones y hacer que la gente se vuelva inestable y tienen una mezcla de emociones. Dado que el comportamiento y las decisiones a menudo se producen como resultado de un sentimiento o emoción, mala toma de decisiones también se producirá mientras el sistema nervioso central está deprimido por el consumo de alcohol. La felicidad, la ira y la tristeza son emociones comunes experimentadas durante la bebida, y que a menudo son exageradas y aparecen en una secuencia específica.

Pobre equilibrio y la coordinación también son ejemplos comunes de la relación entre el alcohol y el sistema nervioso central, y con frecuencia involucran torpeza y mala postura. Puesto que la mente controla todos los aspectos de la conducta y el movimiento físico, hace que desde que la acción depresiva del alcohol puede causar el movimiento y el equilibrio para llegar a ser impedida. Esto también puede afectar áreas tales como conducir o manejar maquinaria peligrosa, como la coordinación a menudo se desaceleró y desenfocados. La correcta ejecución de las tareas simples a menudo puede llegar a ser bastante difícil de lograr tras el consumo de alcohol.

  • Depresión emocional puede seguir el consumo de alcohol.
  • El alcohol afecta la capacidad de una persona para pensar con claridad.