prucommercialre.com


¿Cuál es la relación entre la política fiscal y la demanda agregada?

La conexión entre la política fiscal y la demanda agregada es el hecho de que la política fiscal es un factor macroeconómico utilizado por los gobiernos para influir en el nivel de consumo de los consumidores en una economía. Esto puede ser debido a una necesidad identificada por un aumento en el consumo o un deseo de reducir la velocidad de consumo con el fin de enfriar un mercado sobrecalentado. Ejemplos de cómo se conectan la política fiscal y la demanda agregada se pueden ver en el uso de los impuestos, el gasto público y otras políticas gubernamentales como los derechos de exportación e importación para influir en el consumo de los consumidores.

Un ejemplo de la relación entre la política fiscal y la demanda agregada es una situación en la que el gobierno aumenta o disminuye el impuesto de sociedades con el objetivo de fomentar las inversiones de capital y los gastos en la economía. Por ejemplo, el gobierno podría ofrecer desgravaciones fiscales a ciertas industrias como medio de estimular más la actividad y la inversión en estas industrias. Las desgravaciones fiscales pueden incluir factores como la reducción de impuestos, que también animará a más inversión extranjera en el país como consecuencia del régimen fiscal favorable en la zona. Este tipo de manipulación fiscal es importante, ya que puede servir de base para más inversiones, un aumento de la oferta, y un aumento de la demanda agregada de los consumidores de productos.

Cuando un país exporta mercancías, se traduce en el aumento de la demanda agregada de bienes procedentes de ese país. Este tipo de demanda fluye desde el exterior del país y está influenciado por factores tales como reglamentos fiscales y de exportación. Si hay una cuota en lugar de poner un límite a la cantidad de ciertos bienes que pueden ser exportados en un período determinado, esto tendrá un efecto negativo en el volumen de las exportaciones y la demanda agregada total. El gobierno puede fomentar la exportación de mercancías desde el país a través de la reducción de derechos de aduana y de otros aranceles comerciales y los impuestos, lo que estimulará la economía a través de un aumento de la demanda de bienes que procedan de dicho país. Otra forma en que el gobierno podría tratar de limitar la demanda de ciertos bienes podría ser poner una prohibición a la importación o exportación de las mercancías por un período determinado.

La política fiscal y la demanda agregada se conectan por la decisión de un gobierno para aumentar o disminuir su gasto. Una decisión de limitar el pago de las prestaciones por desempleo y otras prestaciones sociales también afectan la demanda agregada. Cualquier aumento o disminución gubernamental de impuestos sobre la renta tiene un efecto sobre la demanda agregada total. Por ejemplo, la decisión de aumentar impuestos sobre la renta se reducirá la renta disponible disponible y por lo tanto reducir la demanda.