prucommercialre.com


¿Qué es el Clorhidrato de betaína?

El hidrocloruro de betaína es una sustancia que simula la acción de ácido clorhídrico (HCl), un ácido que se produce naturalmente en el estómago. Esta es la razón por la que el hidrocloruro de betaína se llama también HCl betaína. Esta sustancia se sintetiza en los laboratorios. Como un suplemento que contiene ácido clorhídrico, su promesa reside en su capacidad propuesta para mejorar la digestión.

En el proceso digestivo, el estómago segrega ácido gástrico en respuesta al alimento o el hambre. El principal componente de ácido gástrico o de estómago es ácido clorhídrico, que se presta un hidrógeno potenz ácido (pH) hasta el estómago. El ácido clorhídrico es producido por las células parietales del estómago. Con su presencia, el pH del estómago alcanza tan bajo como 1 o 2.

El bajo pH sirve tres funciones importantes. En primer lugar, evita o detiene el crecimiento de microorganismos que pueden estar presentes en los alimentos. Segundo, permite la descomposición o desnaturalización de las proteínas. En tercer lugar, proporciona un entorno de activación de la enzima precursora llamada pepsinógeno.

Después de la activación, pepsinógeno se convierte en pepsina, una poderosa enzima que facilita la digestión de proteínas. Con la ingesta de betaína HCl, también se sirven las funciones de HCl natural. Por lo tanto, el consumo de clorhidrato de betaína puede ayudar a mantener la función normal del estómago, sobre todo en personas que producen ácido clorhídrico en cantidades insuficientes.

Hay dos condiciones principales en los que la producción de ácido clorhídrico es insuficiente: hipoclorhidria, que es poca producción de ácido clorhídrico; y aclorhidria, que no es la producción de ácido clorhídrico. Estas condiciones podrían ocurrir debido a la destrucción autoinmune de las células parietales, anemia perniciosa, cáncer de estómago, el uso de antiácidos, el uso de antibióticos o la terapia de radiación. Los profesionales sanitarios prescriben clorhidrato de betaína como tratamiento para estas condiciones debido a la preocupación por la digestión de proteínas ineficaz y crecimiento incontrolado de microorganismos que son el resultado de una falta de ácido clorhídrico.

Varios trastornos crónicos, como el asma, cálculos biliares y alergias, también parecen estar relacionados con la producción insuficiente de ácido gástrico. Por lo tanto, la suplementación con clorhidrato de betaína podría ser un tratamiento efectivo para estas enfermedades. Otros trastornos que podrían beneficiarse de este suplemento son la aterosclerosis, la diarrea y el hígado y disfunción tiroidea.

Los efectos a largo plazo del uso de betaína HCl podría ser posible, por lo que es mejor para mujeres embarazadas o lactantes a retrasar la ingesta de este suplemento. Además, las personas que sufren de acidez estomacal, reflujo gastroesofágico o úlceras no se les recomienda tomar este suplemento, ya que puede agravar su condición. El principal mecanismo detrás de estos trastornos es la sobreproducción de ácido clorhídrico, que se puede aumentar aún más por la ingesta indiscriminada de clorhidrato de betaína.

Como un suplemento, esta sustancia se puede encontrar en forma de cápsulas o comprimidos. El contenido de una cápsula o comprimido puede variar desde 325 hasta 650 miligramos. La dosis depende de las necesidades de un personâ € s. Se aconseja que se tome este suplemento junto con una comida que contenga proteínas, ya que el ácido clorhídrico funciona mejor en proteínas. Además, es mejor para uno es seguir escrupulosamente las instrucciones sobre su consumo, según lo dispuesto por la etiqueta, el farmacéutico o el médico, con el fin de evitar dosis altas o bajas.

  • Es importante leer la etiqueta del suplemento al comprar clorhidrato de betaína.
  • Los que sufren de reflujo gástrico no deben tomar betaína.
  • Suplementos de clorhidrato de betaína están disponibles tanto en tabletas y cápsulas.
  • La suplementación de hidrocloruro de betaína podría ser un tratamiento eficaz para los cálculos biliares, que están relacionados con la producción insuficiente de ácido gástrico.