prucommercialre.com


¿Qué es el contratista Fraude?

Fraude Contratista es un tipo de fraude en contra de los propietarios o dueños de negocios en relación con mejoras en el edificio. La mayor fraude contratista se produce en el contexto de las renovaciones, extensiones, o mayor de plomería o trabajo eléctrico. Contratistas sobrecargará clientes o extorsionar dinero para terminar el trabajo; van a vender e instalar las piezas defectuosas, o simplemente tomar el dinero por un trabajo que nunca realizaron. En muchos lugares, la contratación sin licencia es también una violación de la ley vigente fraude. Las distintas jurisdicciones definen el fraude de manera diferente, pero el fraude siempre se centra en algún engaño manifiesto.

Se necesita más que un trabajo mal hecho a constituir fraude contratista. Un contratista que hace un mal trabajo puede ser demandado por incumplimiento o violación del contrato, pero no se hace responsable por el fraude a menos que él hizo algún tipo de falsedad manifiesta o utiliza la empresa contratante como un medio de obtener dinero. El quid de fraude es un engaño intencional por alguna ganancia tangible.

Fraude Contratista, que también se conoce comúnmente como el fraude de construcción de viviendas o en el hogar fraude renovaciones, las preocupaciones con sombra sobre las transacciones financieras en el sector de la construcción. El ejemplo más simple es un contratista que está de acuerdo con el propietario de una casa para construir una adición, por ejemplo, o renovar un cuarto de baño, pero nunca hace el trabajo. Este tipo de contratista general requiere una parte o todo el dinero por adelantado y luego desaparece sin siquiera levantar un martillo.

Otras veces, los contratistas comenzarán las renovaciones - derribando paredes, arrancando electrodomésticos y similares - pero entonces exigir más dinero para continuar. A menudo se citan los costos inesperados, materiales más caros, o un "malentendido" original como razones por las cuales se requiere más dinero para continuar. Con sus casas en desorden, los propietarios tienen más remedio que pagar independientemente de las demandas de los contratistas. Muchas veces, las estafas de este tipo pueden duplicar o triplicar la acordada al coste de las obras de construcción.

La identificación de fraude contratista antes de que suceda, no siempre es fácil. Aún así, hay varias señales de advertencia. Un contratista que sólo acepta pagos en efectivo, por ejemplo, no es probable que sea legítimo. Del mismo modo, un contratista que insiste en que un determinado precio es bueno sólo ese día, o sólo por un tiempo limitado, puede estar tratando de presionar a un cliente para contratar sus servicios.

Un contratista que no tiene licencia de contratista expedida por el gobierno debe ser cuestionada, al igual que un contratista que no está dispuesto a adquirir los permisos de construcción necesarios para el proyecto que se propone llevar a cabo. Cualquier contratista que dice que un contrato escrito no es necesario o que se niega a poner los términos de su trabajo por escrito, puede ser ilegítimo. La mejor manera para que los dueños de casas y negocios para protegerse de fraude contratista es ser muy proactivo a la hora de seleccionar un contratista, a pedir un montón de preguntas, y obtener una lista de referencias.

A menudo es muy difícil de remediar el fraude contratista una vez que se ha cometido, pero no es imposible. Reporte el fraude es el primer paso. Casi todas las jurisdicciones del mundo tiene leyes de fraude, y los gobiernos suelen ser muy interesado en la persecución de los infractores.

La mayoría de las entidades del gobierno local tienen departamentos de fraude donde los residentes pueden presentar denuncias contra los contratistas que ellos creen se dedican a prácticas fraudulentas. Muchas hojas de reclamaciones están disponibles en línea. Una vez que una queja ha sido procesado, el departamento es probable que abra una investigación y puede ser capaz de procesar al contratista si puede ser localizado. Si nada más, el fraude de informes puede ayudar a evitar que otros sean víctimas de las mismas estafas.

  • Biling un cliente por un trabajo que nunca se ha hecho es un ejemplo de fraude contratista.
  • Mano de obra pobre en un proyecto es un ejemplo de fraude contratista.