prucommercialre.com


¿Qué es la Carta de fraude de crédito?

Una carta de fraude de crédito es un tipo de estafa en la que el estafador intenta hacer dinero a través de transacciones comerciales defectuosos o le dice a las víctimas que una carta de crédito es una inversión. Una carta de crédito es un documento legítimo que detalla cómo una de las partes pagará otro para una transacción comercial. Una forma en que los estafadores cometen carta de estafas de crédito es la promesa para enviar artículos a un partido a cambio de dinero, sólo para desaparecer después de recibir el dinero. Otra forma es que el estafador para decirle a la víctima que una carta de crédito es una inversión, aunque este tipo de inversión no existe. Es difícil que los bancos dejen de este fraude por completo, por lo que las víctimas potenciales que saber los signos reveladores de la estafa.

Las cartas de crédito son documentos comunes emitidas de una parte a otra, detallando las condiciones de pago. Especifican cómo una de las partes pagará otro, cuánto están pagando, y por lo que están pagando. El documento se toma a un banco, y la segunda parte se paga el valor de la carta. Estos documentos se utilizan normalmente para las compras internacionales, pero las compras nacionales también pueden usar esta carta. Con letra de fraude de crédito, el estafador obtiene la víctima a firmar el documento antes de producir cualquier bien o servicio.

Una forma de llevar a cabo la carta de fraude de crédito es crear una empresa falsa. El estafador le dirá a la víctima que él o ella es un representante de una empresa que puede enviar mercancías a la víctima a costos muy bajos. Después de la víctima firma la carta de crédito, el estafador va a un banco y recoge el dinero. La compañía entonces normalmente desaparecerá, y la víctima, ya sea no recibirá nada o recibirá bienes muy inferiores.

El segundo método de realizar una carta de fraude de crédito es decirle a la víctima que la carta representa una inversión. El estafador le dice a la víctima que él o ella recibirá una alta tasa de interés de compra de la carta falsa de crédito. Las cartas de crédito no son inversiones, sin embargo, y no se pueden utilizar como tal.

Los bancos no pueden detener por completo este proceso, ya que, si la víctima da su consentimiento o si el estafador crea una empresa falsa convincente, el banco está obligado a pagar la carta de crédito. Las víctimas potenciales deben darse cuenta de que estas cartas no se pueden utilizar como inversiones, ni pueden ser comprados, ya que algunos estafadores quieren víctimas piensen. Si una oportunidad de negocio parece un poco demasiado bien y una de las partes solicita una carta de crédito, bien podría ser una estafa.