prucommercialre.com


¿Qué es la Gestión de Aguas Pluviales?

Manejo de aguas pluviales es un proceso que se centra en el manejo adecuado de cualquier forma de precipitación que no se absorbe fácilmente en el suelo durante un cierto tipo de fenómeno meteorológico. Mientras que las aguas pluviales se considera a menudo en términos de precipitaciones, este proceso de gestión de aguas residuales también se aplica a las situaciones en que la nieve se derrite y se crea la escorrentía en calles de la ciudad y otros ambientes. El objetivo de la gestión de las aguas pluviales es procesar el exceso de agua de una manera que evita daños a la propiedad y hace posible que el agua recogida para ser utilizado eficientemente en otro entorno.

Hay varias razones por las que la gestión de las aguas pluviales es importante para proteger el medio ambiente. Una ventaja de este tipo de actividad es que es posible reducir la tasa de erosión que pueda resultar de la presencia de escurrimiento excesivo. La erosión elimina las capas de suelo y puede, con el tiempo, socavar los cimientos de los edificios o hacer las tierras agrícolas aptas para el cultivo. Desviar el exceso de agua ayuda a minimizar esta degradación paulatina y mantiene la propiedad de convertirse en terreno baldío.

Otro de los beneficios de una gestión eficaz de las aguas pluviales es que ayuda a limitar la cantidad de contaminación que pueda producirse, como el agua drena el exceso en los ríos y lagos. A menudo, los sistemas municipales de tratamiento de aguas están equipados para recibir y purificar las aguas pluviales antes de que sea puesto en libertad por cualquier motivo. Este proceso significa que el agua se limpia de cualquier elemento que pudiera amenazar el equilibrio ecológico de la vida en los ríos y lagos, en última instancia, se benefician todos los que viven en la zona.

La gestión eficaz de las aguas pluviales a menudo implica considerar el clima local y las condiciones ambientales y la creación de políticas y procedimientos que hacen posible la recolección y purificación de aguas pluviales. Por ejemplo, las zonas donde la lluvia es abundante durante una temporada específica pueden usar procedimientos ligeramente diferentes de una zona donde se produce una gran cantidad de deshielo durante uno o dos meses cada año. Muchos enfoques implican el establecimiento de sistemas de drenaje que ayudan a transmitir el agua de lluvia a un centro donde se limpia antes de ser liberado en un cuerpo local de agua, o se reciclan en un sistema municipal de agua existente.

En muchos países, el proceso de gestión de aguas pluviales se lleva a cabo por una agencia ambiental nacional. Por ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos proporciona directrices que los municipios de ayuda en la creación y el mantenimiento de las políticas y procedimientos de procesamiento de aguas pluviales eficaces. La creación de normas uniformes en todo un condado ayuda a mejorar las posibilidades de que todos los cuerpos de agua dentro de una determinada nación permanecen relativamente poco afectados por la contaminación. Cuando la gestión de las aguas pluviales se combina con otros tipos de manejo de aguas residuales, como el procesamiento de los residuos de las plantas de fabricación, el potencial para el mantenimiento de vías de agua limpia se ha mejorado significativamente.

  • Las superficies impermeables impiden aguas pluviales de remojo en el suelo.
  • Por lo general, el agua de lluvia se canaliza en los sistemas de drenaje naturales o hechos por el hombre que se liberan con el tiempo en los arroyos, lagos y ríos.