prucommercialre.com


¿Qué es la Gestión del Cambio Organizacional?

Gestión del cambio organizacional (OCM) es el enfoque que los directivos de un uso de la compañía para manejar la alteración de los procesos dentro de una empresa. Si lo hace, por lo general requiere que los supervisores para controlar y manejar la aplicación de nuevos conceptos, a la vez que la modificación de los procesos existentes y los cambios sociales o de flujo de trabajo resultantes. Los expertos en el cambio organizacional generalmente sugieren que se tomen medidas específicas cuando la adición de nuevas políticas, procedimientos y procesos. Cuando los propietarios y la gestión de empresas manejan tal cambio correctamente, puede maximizar los beneficios de las modificaciones reales, y permitir una transición sin problemas, ya que la gente en general temen el cambio en algún grado.

El éxito de la gestión del cambio organizacional general requiere que todos los implicados en los cambios de estar de acuerdo sobre lo que hay que modificar. Una vez alcanzado este consenso - si se trata de la visión de futuro global de la empresa o la razón fundamental para el cambio - el proyecto puede seguir adelante para llevar a cabo el cambio. La comunicación es un factor clave en la gestión de este tipo de cambio. Por ejemplo, la gestión de nivel superior debe ser capaz de transmitir con claridad la visión, la razón y el propósito de los cambios que se están aplicando a otros empleados de la empresa.

Estos ejecutivos de la empresa también deben ser capaces de proporcionar una formación exhaustiva a todos los miembros del personal responsables de la implementación de los cambios. Por ejemplo, si el proceso de fabricación de productos de la compañía está cambiando porque ya no se hace a mano, pero se llevará a cabo por el empleado utilizando una máquina o pieza de equipo, los empleados que utilizan esta nueva maquinaria o método debe estar capacitado en cómo para hacerlo. Además, las personas también deben ser informados de cómo este nuevo proceso beneficiará a ellos, de manera individual, y la empresa en su conjunto.

La planificación para implementar y medir los efectos de los cambios son otros componentes clave de la gestión del cambio organizacional. Los planes de contingencia también entra en juego, ya que, si los cambios golpean algún tipo de inconveniente, el plan debe incluir la forma en que la compañía planea superar el reto. Los empleados también deben ser informados de estos planes para que todos los involucrados entiendan el proceso completo, y saben qué esperar.

El empoderamiento de los empleados es el componente final de la gestión del cambio organizacional. Permitir a los empleados a tomar decisiones y ser parte del proceso puede ser gratificante para ellos, y para la organización, tanto social como económicamente. Otra buena idea es instituir un sistema de recompensas para reconocer las nuevas responsabilidades, tareas y roles que los funcionarios desempeñan en el cambio.