prucommercialre.com


¿Qué es un inmunoestimulante?

Un aumento de la actividad inmunoestimulante desencadena inmune. Algunas, como las vacunas, se dirigen a proteínas particulares; éstos se denominan inmunoestimulantes específicos. Otros no son específicos y trabajan en el sistema inmunológico en su conjunto o sistemas generales dentro de ella para aumentar la respuesta inmune. El cuerpo produce un número de estos compuestos de forma natural y que también se producen en los entornos sintéticos y por algunos organismos naturales.

El sistema inmune incluye una compleja red de sistemas que funcionan juntos para proteger el cuerpo de agentes infecciosos. Los inmunoestimulantes pueden activar el sistema inmunitario para poner en acción para responder a una amenaza. Con la vacunación, por ejemplo, el sistema inmunitario aprende a reconocer proteínas específicas y atacar a ellos, garantizando así que cuando un paciente está expuesto a un agente infeccioso, el sistema inmune actuará. Inmunoestimulantes no específicos pueden aumentar la actividad inmunológica general.

Las vacunas se dan a menudo con un compuesto llamado un adyuvante. Estos actúan como inmunoestimulantes, aumentando la respuesta € s bodyâ a la vacuna. Además de aumentar las posibilidades de que la vacuna sea eficaz, el inmunoestimulante también reduce la cantidad de material necesario en una vacuna, lo que hace que sea más seguro para el paciente.

Dentro del cuerpo, un número de compuestos puede aumentar y disminuir para regular la función inmune. A veces las concentraciones inmunoestimulantes son muy altos y la gente experimenta reacciones autoinmunes. Sus cuerpos comienzan a atacar a sí mismos en la creencia errónea de que las células contienen proteínas nocivas. Ciertas hormonas se cree que están vinculados con la actividad inmunoestimulante, explicando por qué la gente a veces empiezan a desarrollar trastornos autoinmunes durante la pubertad, ya que sus niveles hormonales suben y cambio.

Los pacientes también pueden tomar la medicación inmunoestimulante para fines específicos. Una persona con una infección activa podría tomar medicamentos para aumentar el s capacidad bodyâ € para combatirlo. Los profesionales médicos equilibrar el deseo de atacar el agente infeccioso con la necesidad de evitar el desencadenamiento de las respuestas autoinmunes. Los medicamentos como el interferón, un compuesto producido naturalmente en el cuerpo y sintéticamente en el laboratorio, pueden ayudar con el tratamiento de algunas enfermedades en las que la función inmune no es suficiente por sí solo para resolver la infección.

Algunas preparaciones a base de hierbas y alimentos se dice para impulsar la salud inmune y puede ser recomendado para personas con resfriados e infecciones menores. Los pacientes deben acercarse a estos suplementos con precaución, ya que pueden causar efectos secundarios y podrían no proporcionar suficiente protección contra la enfermedad. Un proveedor de servicios puede ofrecer asesoramiento sobre si algo es seguro y probable que sea útil. Puede ser posible utilizar terapia complementaria, donde los pacientes usan suplementos de hierbas, así como los medicamentos convencionales para tratar una infección.