prucommercialre.com


¿Qué es un sensor de dióxido de carbono?

Un sensor de dióxido de carbono es un dispositivo que mide el nivel de dióxido de carbono en un gas o líquido. Sensores de dióxido de carbono se utilizan en muchos campos de la ciencia y la industria para determinar el contenido de dióxido de carbono (CO2) de un entorno o producto. Sensores de dióxido de carbono también se utilizan para controlar la calidad del aire interior.

En el uso del consumidor, los sensores de dióxido de carbono a menudo se utilizan en acondicionadores de aire para medir la calidad del aire, porque los niveles altos de dióxido de carbono puede causar dolores de cabeza y pueden incluso ser letal a niveles extremadamente altos. Un sensor en un aire acondicionado (AC) unidad también puede determinar cuántas personas están en una habitación por la cantidad de dióxido de carbono producido por los habitantes de la habitación. Con esta información, una unidad de aire acondicionado se puede ajustar el aire acondicionado a una temperatura confortable para esa situación. Un sensor de dióxido de carbono tiene usos similares para determinar el número de animales en un medio ambiente o la condición respiratoria de los animales.

La capacidad de medir el dióxido de carbono en un gas es crítica en varias industrias. El uso de un sensor de dióxido de carbono en una cámara hiperbárica permite a los médicos a realizar operaciones en condiciones atmosféricas cuidadosamente controladas. Un sensor también se utiliza en la determinación de los niveles de dióxido de carbono bajo el agua o en el espacio, que se puede utilizar para determinar la habitabilidad de un nuevo entorno.

Un sensor de dióxido de carbono también se puede utilizar para identificar el contenido de CO2 en un líquido. Estos sensores se utilizan para medir los niveles de dióxido de carbono en la sangre. Esta es una medida crucial durante la cirugía y cuando el paciente está hospitalizado bajo cuidados intensivos.

Un sensor de dióxido de carbono disuelto se puede utilizar en la producción de varios elementos comunes. Los sensores se utilizan para controlar el CO2 en bebidas carbonatadas, como refrescos, cerveza y vino espumoso, que son gas por dióxido de carbono presurizado. Sensores de dióxido de carbono disuelto también se utilizan en la industria farmacéutica, donde el CO2 tiene varios usos.

El principal tipo de sensor de gas de dióxido de carbono es una conocida como un sensor de infrarrojos no dispersivo (NDIR). Un NDIR determina la cantidad de dióxido de carbono en un gas mediante la medición de la absorción de una cierta longitud de onda de la luz en el gas. El dióxido de carbono tiene una calidad única de absorción, y la cantidad de luz absorbida por el gas mostrará la cantidad de dióxido de carbono está contenido en ese gas. Otros sensores de dióxido de carbono medir la conductividad térmica, o la capacidad de una sustancia para conducir el calor, con el fin de determinar el contenido de CO2.

  • Una cámara hiperbárica con un sensor de dióxido de carbono.