prucommercialre.com


¿Qué hace un ministro ordenado?

La descripción del trabajo de un ministro ordenado puede variar dependiendo de la denominación y la iglesia específica para la que trabaja. En la mayoría de casos, sin embargo, un sacerdote ordenado lleva los servicios de adoración y coordina con el personal de la iglesia para mantener las cosas a tiempo cada semana. La mayoría de los sacerdotes realizan otras funciones, así; un ministro ordenado puede actuar como un pastor, un consejero, un ministro ceremonial, un maestro o un líder, y también es a menudo responsable de las tareas administrativas y de recaudación de fondos.

Tal vez el deber más bien reconocida de un pastor ordenado es entregar sermones sobre una base semanal a la congregación de la iglesia de los miembros. A través de los sermones, los ministros ordenados alientan, enseñan, amonesto y exhorto a los fines de ilustrar a los creyentes de forma individual y la iglesia como un todo. El pastor no sólo debe preparar un sermón sólida y relevante cada semana, sino que también debe entregar de una manera tal que la congregación desarrolla y fortalece su amor y la comprensión de su religión particular.

Un ministro ordenado es también a menudo un consejero para los miembros de la congregación que están sufriendo, están de luto o de lo contrario se trata de una situación estresante o difícil. Él puede ofrecer consuelo a su rebaño en tiempos de crisis o estrés, o actuar como un consejero a largo plazo para los que tratan de conflictos de relación o debilitantes condiciones de salud. Además, el aspecto de la consejería de la carrera de un ministro implica un nivel similar de confidencialidad que uno esperaría encontrar entre un terapeuta con licencia y su paciente.

Otra parte común del trabajo de un ministro incluye la realización de ceremonias específicas, ya sea para los miembros de la iglesia o para el público. Un ministro ordenado normalmente realiza estas funciones en los funerales y bodas. Otros pastores ordenados participan en la administración de la comunión, un evento de celebración que no puede ser realizado por aquellos que no tienen experiencia como los diáconos o ancianos de la iglesia.

Los ministros ordenados generalmente son la fundación de la congregación e instruyen a los miembros en consecuencia. Un sacerdote ordenado lleva los servicios de adoración y trabaja para coordinar con los otros miembros del personal de la iglesia para asegurarse de que los servicios que fluyen suavemente cada semana. En este tipo de trabajos ministro, el pastor también comúnmente modera durante reuniones de negocios de la iglesia y actúa como un intercesor que es responsable de resolver los conflictos que puedan presentarse entre los miembros.

Pastores ordenados también ayudan a apoyar las actividades de la congregación y el mantenimiento de las instalaciones por parte de la organización y participación en las actividades de recaudación de fondos. Pueden estar involucrados activamente o sólo manejar las tareas administrativas de un evento. Del mismo modo, un ministro ordenado a menudo es responsable de supervisar la gestión de la construcción, el mantenimiento del inventario y de la adquisición de consumibles cuando sea necesario, la contratación de las reparaciones o servicios y supervisar voluntarios de la iglesia y miembros del personal.

  • Un ministro ordenado lleva los servicios de adoración.
  • Un ministro ordenado puede administrar una ceremonia de la comunión.
  • Un ministro ordenado puede ofrecer orientación religiosa.
  • Un ministro ordenado llevará a cabo ceremonias especiales, como bodas.